banner-top-business¿Cómo que poner a trabajar un psicólogo deportivo en mi empresa?, si mi empresa nada tiene que ver con el mundo del deporte y si tuviese algo que ver, no veo cómo.

Esta, seguramente, es la primera cuestión que os viene a la cabeza y no veis el motivo por el cual este profesional puede tener cabida en el mundo empresarial. De hecho, así me lo han hecho saber varios empresarios cuando hemos estado hablando de ello.

Dejarme que os explique por qué yo lo veo del todo útil y necesario. Desde mi punto de vista, hoy en día para poder tener éxito en lo que hacemos, para seguir mejorando y aspirar a cotas más altas, debemos de hacer muchas cosas, pero el prepararnos mental y emocionalmente es primordial. Desde hace bastante tiempo he ido observando y contrastando que las técnicas y estrategias que utilizo para la mejora del rendimiento en deportistas pueden ser muy eficaces y útiles en el ámbito empresarial.

La motivación, la concentración, la gestión adecuada de las emociones y la confianza, harán que podamos rendir al máximo de nuestras posibilidades y nos facilitaran el camino hacia la consecución de nuestros objetivos (deportivos, empresariales o personales). Estas cuatro habilidades han de ser “fuertes” y estar en equilibrio, no puede haber una que falle porque si no, no rendiremos lo que debemos y no conseguiremos las metas propuestas. Y como no siempre vamos a estar estables, es necesario entrenarlas.

Para mí, los directivos, ejecutivos, directores de personal, expertos en recursos humanos, empresarios y formadores, entre otras funciones, la de gestionar equipos o grupos se me antoja una de las principales. Han de ser buenos “gestores de personas” y para ello deben de prepararse como tales. Las características comunes que tienen todos los entrenadores deportivos de éxito en diferentes deportes o disciplinas deportivas son que son buenos líderes, buenos motivadores y buenos comunicadores.

Fijaros que estamos hablando de dos funciones principales que el psicólogo del deporte puede aportar a vuestras organizaciones o empresas. La primera es entrenarte (como si fueras un “deportista” de élite) para que seas más eficaz y productivo en tu puesto de trabajo, utilizando técnicas y estrategias de la alta competición, consiguiendo alinear tu vida profesional con la personal y la segunda es prepararte (como un “entrenador” de élite) para poder gestionar de la mejor manera posible a tu equipo o grupo, sabiendo que estos están formados por personas y que cada una de ellas es diferente.

Muchos entrenadores deportivos aplican conceptos y metodologías empresariales en sus equipos, obteniendo grandes resultados. ¿Por qué no utilizar técnicas y estrategias del mundo del deporte para la empresa y asegurarse obtener grandes resultados también?

Saludos.

Anuncios