Buscar

Optimal Coaching Bcn Joan Ribas

Mejora del Rendimiento Humano

Acabando con los bloqueos emocionales

dificultades-del-aprendizajeNo sé si alguna vez has sufrido un bloqueo emocional o si en la actualidad lo sufres. Cabe decir que cuando nos bloqueamos nos sentimos muy mal, no somos capaces de llevar aquella acción a la práctica correctamente y nuestra mente se queda como en blanco.

Los bloqueos se pueden presentar en situaciones tan diferentes como al tener que dar una charla en público, delante de un examen, chutando un penalty o cuando queremos entablar una conversación con alguna persona que nos gusta o que nos impresiona.

Todas estas situaciones tienen un denominador común que es el miedo o la inseguridad.

Esta falta de  confianza crece de manera exponencial si anteriormente hemos”fracasado” en esa labor. Os pongo un ejemplo, si tengo que dar una ponencia y la última que di no fue bien, me entran esas dudas de si seré capaz de hacerlo bien o no en la próxima. Si vamos alimentando nuestra mente, enviándole mensajes del estilo “no voy a ser capaz”,” y si me quedo en blanco”, “y si me bloqueo que van a pensar los demás de mi”,tenemos todos los números para que así sea. De alguna manera estamos programando nuestro futuro pero de manera negativa.

Sabiendo que lo que nos decimos a nosotros mismos, en nuestro interior, afecta de manera positiva o negativa a nuestros pensamientos, emociones y acciones, pon mucha atención en tu diálogo interno. Construye uno mucho más positivo y optimista. Rompe con esas creencias que te limitan y que favorecen el “fracaso” y sustitúyelas por otras que favorezcan el éxito. Reprográmate para un futuro mejor.

Pude ayudarte muchísimo el modificar tu lenguaje interior, el prepararte bien la ponencia, tener un recurso (respiración, notas…) en caso de que sientas que vas poniéndote nervioso antes o durante la charla (no esperes a bloquearte) para utilizarlo y regularte de nuevo.

Y por encima de todo, si crees en ti mismo y en tus posibilidades verás como vas a salir airoso de esta situación. Ánimos y adelante!.

Saludos.

Anuncios

Pon un psicólogo deportivo en tu empresa

banner-top-business¿Cómo que poner a trabajar un psicólogo deportivo en mi empresa?, si mi empresa nada tiene que ver con el mundo del deporte y si tuviese algo que ver, no veo cómo.

Esta, seguramente, es la primera cuestión que os viene a la cabeza y no veis el motivo por el cual este profesional puede tener cabida en el mundo empresarial. De hecho, así me lo han hecho saber varios empresarios cuando hemos estado hablando de ello.

Dejarme que os explique por qué yo lo veo del todo útil y necesario. Desde mi punto de vista, hoy en día para poder tener éxito en lo que hacemos, para seguir mejorando y aspirar a cotas más altas, debemos de hacer muchas cosas, pero el prepararnos mental y emocionalmente es primordial. Desde hace bastante tiempo he ido observando y contrastando que las técnicas y estrategias que utilizo para la mejora del rendimiento en deportistas pueden ser muy eficaces y útiles en el ámbito empresarial.

La motivación, la concentración, la gestión adecuada de las emociones y la confianza, harán que podamos rendir al máximo de nuestras posibilidades y nos facilitaran el camino hacia la consecución de nuestros objetivos (deportivos, empresariales o personales). Estas cuatro habilidades han de ser “fuertes” y estar en equilibrio, no puede haber una que falle porque si no, no rendiremos lo que debemos y no conseguiremos las metas propuestas. Y como no siempre vamos a estar estables, es necesario entrenarlas.

Para mí, los directivos, ejecutivos, directores de personal, expertos en recursos humanos, empresarios y formadores, entre otras funciones, la de gestionar equipos o grupos se me antoja una de las principales. Han de ser buenos “gestores de personas” y para ello deben de prepararse como tales. Las características comunes que tienen todos los entrenadores deportivos de éxito en diferentes deportes o disciplinas deportivas son que son buenos líderes, buenos motivadores y buenos comunicadores.

Fijaros que estamos hablando de dos funciones principales que el psicólogo del deporte puede aportar a vuestras organizaciones o empresas. La primera es entrenarte (como si fueras un “deportista” de élite) para que seas más eficaz y productivo en tu puesto de trabajo, utilizando técnicas y estrategias de la alta competición, consiguiendo alinear tu vida profesional con la personal y la segunda es prepararte (como un “entrenador” de élite) para poder gestionar de la mejor manera posible a tu equipo o grupo, sabiendo que estos están formados por personas y que cada una de ellas es diferente.

Muchos entrenadores deportivos aplican conceptos y metodologías empresariales en sus equipos, obteniendo grandes resultados. ¿Por qué no utilizar técnicas y estrategias del mundo del deporte para la empresa y asegurarse obtener grandes resultados también?

Saludos.

Si hay un problema también hay una solución

 th¿Qué es el Problem Solving Estratégico?

Es un método riguroso para hallar soluciones a distintos problemas y de esta manera poder alcanzar los objetivos que uno o una organización se planteen. Uno de sus máximos exponentes,por no decir el máximo, es Giorgio Nardone.

Ante una situación problemática se aconseja seguir estos pasos:

  1. Definir el problema: en qué consiste el problema, quién está implicado, dónde se produce, cuándo aparece y cómo funciona.
  2. Definir el objetivo que hay que alcanzar.
  3. Analizar y evaluar las soluciones intentadas: que es lo que has ido haciendo para resolver el problema y no ha funcionado. Y que es lo que has ido haciendo y sí ha funcionado.
  4. La técnica del cómo empeorar: ¿cómo podría empeorar más la situación?
  5. La técnica del escenario más allá del problema: imaginar la situación ideal.
  6. La técnica del escalador: partimos del objetivo a alcanzar y nos imaginamos el estadio anterior a éste, luego el anterior a éste, y así sucesivamente, hasta llegar al punto de partida.
  7. Corregir el tiro progresivamente: abordar primero el problema más accesible.
  8. Siguiendo estas fases y haciéndolo bien podrás dar con la solución a tu problema.

Ánimos y ponlo en práctica. Verás que resultados vas a tener!.

Saludos.

Zona de Confort

pmax1_loisinorYo definiría Zona de Confort, como aquel estado mental que nos hace sentir bien, cómodos y seguros, donde hacemos lo que toca, lo que sabemos hacer, y no nos arriesgamos a probar o hacer algo diferente, básicamente porque no sabemos o dudamos del resultado que obtendremos si lo hacemos. Todo lo nuevo o lo que escapa de nuestro control nos da inseguridad, ansiedad y miedo.

Si queremos seguir mejorando y aprendiendo, no hay que conformarse, ambiciona, aspira a metas más altas, rompe las barreras y sigue adelante.

A veces no es cómodo salirse de ella pero vale la pena. Atrévete.

Saludos.

Resilencia

La resilencia es la capacidad que tenemos todas las personas de enfrentarnos a la adversidad y superarla, saliendo más fortalecidos y reforzados que antes.

Según el Instituto Internacional de Investigación para el Desarrollo (IIID), la Resilencia la forman 8 variables o constructos que son: autonomía, afrontamiento, autoestima, conciencia, responsabilidad, esperanza u optimismo, sociabilidad y tolerancia a la frustración.

Para adaptarse a las exigencias del mundo de hoy, en todos los ámbitos de nuestra vida, y lograr un equilibrio entre lo que somos y lo que hacemos es necesario tener en cuenta estas variables y entrenarlas adecuadamente.

Saludos.

¿Quieres ser como Rafa Nadal o Steve Jobs?

940-nadal¿Quieres ser como Rafa Nadal o Steve Jobs?. Desarrolla tu fortaleza mental. Elementos clave.

Conversando con entrenadores, deportistas y personas de otros ámbitos profesionales, todos vemos en “la fuerza mental” un aspecto crucial que marca diferencias entre las personas más exitosas y las personas que lo son menos.

Definir que es la fuerza mental no es sencillo, sería algo así como definir que es la fuerza o fortaleza física. El concepto de fortaleza física se refiere al estado saludable del cuerpo que permite resistir y sobreponerse a enfermedades o accidentes, teniendo mayor poder de recuperación. Si cambiamos la palabra cuerpo de la definición por la palabra mente, damos con una definición bastante acertada de lo que se entiende por fortaleza mental.

Deportistas como Rafa Nadal, Mireia Belmonte, Michael Jordan, o Laia Sanz, son claros ejemplos de lo que significa ser fuerte mentalmente en el desempeño de sus funciones en sus respectivas disciplinas deportivas. Otras personas, no necesariamente deportistas ni tan conocidas como estas,  Arturo, Josefina, Juan Carlos y Rosa, también destacan por su fortaleza mental, ya que han ido superando problemas que la vida les ha ido dejando por el camino y que de no ser por ésta no hubiesen sido capaces de vencer y de poder seguir adelante con sus vidas. Por tanto, podemos decir que esta capacidad no es exclusiva de los deportistas de élite sino que también está presente en el resto de mortales.

¿Se nace o se hace el ser más fuerte mentalmente? Yo soy de la opinión de que el éxito está compuesto de un 80% de esfuerzo y un 20% de talento, por tanto ser más fuerte mentalmente se hace, como casi todo en esta vida. Habrá personas que nazcan con una cierta predisposición a ello, esto, sin duda, es ventajoso, pero si no lo entrenan no llegarán a ser todo lo fuertes mentalmente que quieren llegar a ser. Lo mismo pasa con el que tiene talento para despuntar en algo (tenis, piano, dibujo, matemáticas….), si no practica, practica y practica no llegará a ser de los mejores por mucho que se quiera, porque para ser de los mejores no sólo basta con tener talento.

Elementos clave para desarrollar nuestra fuerza mental

Os enumero los 6 elementos que para mí son indispensables para desarrollar y potenciar nuestra fortaleza mental. Junto a cada uno de ellos comento brevemente su significado, de esta forma su comprensión será más fácil.

  1. Motivación: deseo que tengo para conseguir aquello. Hacer con pasión. Actitud que debo de tener. Compromiso que adquiero para lograr mi objetivo.
  2. Confianza: creer en mí y en mis capacidades. Tener fe. Fuerza de convicción.
  3. Concentración: enfocar, dirigir la atención donde se debe y mantenerla durante la tarea. Conectado. Inmerso.
  4. Autocontrol: estar en equilibrio. Calmado. Mantener la compostura. Aceptar la presión, la tensión, los nervios.
  5. Coraje: tener valor. Ser valiente. Actuar como si no tuviésemos miedo. Hacer lo que tenemos que hacer. Tener mentalidad competitiva ser un “guerrero”. Jugar con el corazón. Determinación.
  6. Resiliencia: convencimiento de superar obstáculos exitosamente. Recuperarse emocionalmente y sobreponerse a la adversidad.

Imagínate los eslabones de  una cadena bien unidos y bien cerrados, si lo están, esa cadena no se podrá romper con facilidad, pero si uno de ellos se resquebraja y acaba por romperse la cadena acabará haciendo lo mismo tarde o temprano, verdad?. Lo mismo pasa con nuestra fuerza mental, si hay un elemento que no acaba de hacer su función este acabará por romperla  y  no podrá desarrollarse como es debido.

Ya sabes cuáles son los elementos clave que intervienen de manera directa en el desarrollo de tu fortaleza mental, ahora sólo queda, si quieres ser un Nadal, una Belmomte, un Juan Carlos o una Rosa, que analices cuál de ellos necesitas mejorar y te pongas manos a la obra.

En breve os diré cómo podéis mejorarla con algunos ejercicios prácticos.

Saludos!

Claves para vencer el miedo

nightmare-on-elm-street-1716x700_c¿Quién no tiene o ha tenido miedo a algo, o a alguien en algún momento de su vida?. ¿Quién no ha tenido miedo a hablar en público en alguna ocasión?, ¿a jugar un partido de tenis en la pista central de un gran club?, ¿a suspender un examen?, ¿a que alguien nos rechace?, ¿a algún animal en concreto? o ¿a la misma oscuridad?. Estos y otros miedos hacen que nuestro nivel de ansiedad se dispare en mayor o menor medida haciendo difícil poder pensar, sentir y actuar de la mejor manera posible.

El miedo es algo normal, algo natural, es una emoción primaria propia de los seres humanos y de los animales, por tanto, hemos de saber convivir con él de la mejor manera posible y concienciarnos de que siempre estará presente. El miedo hay que tomárselo como un desafío que es, como una oportunidad de mejora. El miedo da fuerza, energía y grandes dosis de atención.

Las personas cuando nos sentimos atacadas reaccionamos  de tres maneras diferentes, la primera es huir de esa situación que nos genera ese miedo, la segunda es enfrentarse a él y la tercera es el de llegar a quedarse paralizado frente a él sin poder hacer nada.

Un ejemplo claro es el caso de optar a una entrevista de trabajo y el miedo que puede generar a no hacer el ridículo, no “dar la talla”, a no cubrir las expectativas que hay depositadas en nosotros, o a no causar la mejor impresión,  sea tan grande que puede llevarnos  a no presentarnos  a esa cita (huimos) objetando cualquier excusa. Si nos presentamos y ese miedo se va apoderando de nosotros y no tenemos manera de controlarlo puede pasar que nos bloquee y nos quedemos en blanco (parálisis). O si a pesar de ese miedo que tenemos a no ser aptos para pasar la prueba,  miramos de buscar soluciones y vamos a la entrevista (enfrentamiento)  habremos sido capaces de empezar a superar ese miedo independientemente de si nos aceptan o no para el puesto de trabajo.

Las 8 claves para vencer el miedo

  1. Admitir que tenemos miedo.
  2. Estudia cuándo aparece, cómo te afecta, qué puedes hacer para controlarlo.
  3. Practica la relajación.
  4. Piensa en situaciones pasadas en que hayas vivido algo parecido y pon atención en lo que hiciste para superar la situación.
  5. Piensa en cómo te sentirás una vez hayas terminado con la tarea.
  6. Imagínate superándolo, haciéndolo bien.
  7. Utiliza autoafirmaciones positivas que te aporten seguridad y confianza.
  8. Enfréntate a él directa o gradualmente.

Entrénate para ser capaz de controlar tus miedos, está en tus manos y en tu PENSAMIENTO

Tipos de padres de deportistas

Una manera diferente y divertida de hablar sobre un tema un tanto particular.

Partiendo de la premisa fundamental de que todos los padres miramos de ayudar de la mejor manera posible a nuestros hijos, en ocasiones esto no se cumple y no actuamos como deberíamos. Nuestros comportamientos, nuestros comentarios y nuestras emociones influyen directamente sobre ellos.

Veremos qué tipos de padres de deportistas existen, cómo nos comportamos cuando nuestro hijo está jugando  y cómo nuestra conducta afecta en su rendimiento.

Po lo general, existen tres tipos de padres (o tres tipos de personas) bien diferenciados

El primero es el padre AUTORITARIO

Se caracteriza por ser un padre muy exigente, inflexible, mandón, dictatorial, que valora la obediencia y las cosas se hacen “porque lo digo yo y punto”,  “yo soy el que manda aquí”.

El segundo sería el padre PERMISIVO                                                                                                                

Este se caracteriza por ser todo lo contario del anterior. Deja que los niños hagan lo que quieran. Son permisibles, condescendientes, transigentes “podéis hacer lo que queráis”. Este padre llevado al extremo sería el padre PASOTA, le da igual todo “a mí no me mareéis y dejarme tranquilo”.

El tercero es el padre DEMOCRÁTICO

Son padres que exigen y dan al mismo nivel, dejan independencia a los hijos, son flexibles, cariñosos, tolerantes y plurales, pero firmes cuando toca. Son padres que el objetivo fundamental para sus hijos es que sean independientes en el futuro, que sepan valerse por sí mismos, y que sean felices.

“MIS TIPOS DE PADRES”.  Una visión muy personal, divertida y pacífica enfocada en el deporte de formación.

El padre ENTRENADOR

Padre que da indicaciones técnicas, tácticas, que puede llegar a contradecir al propio entrenador. Está muy informado, sabe los resultados de los contrarios de su hijo, dónde entrenan, quien los entrena. Le gusta mucho el deporte que practica su hijo, acostumbra a practicarlo también o lo había practicado, y en muchas ocasiones coge una pelota de fútbol o un cubo de pelotas y lleva a su hijo entrenar. La cosa puede complicarse si el padre no tiene ni idea de ese deporte y “juega” a ser entrenador.

 Al chico le aparecerán dudas, puede llegar a cuestionar la valía del entrenador, no sabe qué es lo que tiene que hacer ni a quién tiene que hacer caso. Es común encontrarse con comentarios de este tipo “no sé como golpear la pelota, mi padre me dice así y mi entrenador me dice asá”, “antes del partido mi entrenador me dice que haga esto y mi padre me dice que no lo haga”.

Lo que les digo a los “padres entrenadores” es que dejen hacer al entrenador, el entrenador es la persona cualificada, es el profesional,  que tengan confianza en él, que no se metan en su trabajo. Acaso, ¿te gustaría que viniese el entrenador de tu hijo y te dijera a ti cómo tienes que hacer tu trabajo? o al profesor de matemáticas de tu hijo ¿le dices cómo tiene que dar la clase?.

Todos llevamos un entrenador dentro pero zapatero a tus zapatos.

El padre CAMALEÓN

Padre que se camufla de tal manera que al hijo le cuesta saber dónde se mete. Es lo más parecido a un marine americano pintado y vestido con las pinturas y vestimenta de guerra. Le suele decir al chico “tu juega que yo estaré por aquí mirándote, tú tranquilo”. Por lo general, al principio del partido, se coloca cerca del terreno de juego y a medida que va avanzando este va cambiando de lugar. Cuando el hijo mira fuera de la pista ya no lo ve, entonces mira dos pistas hacia allá y allí está su padre, escondido entre arbustos. Al rato el niño vuelve a mirar a ver si lo ve en los arbustos, pero allí ya no está preguntándose ¿dónde estará mi padre? lo busca y lo localiza  medio escondido detrás de una farola cerca del bar. Y así va haciendo el papá hasta que termina el partido.

Es importante controlar estos “paseítos” porque el chico estará más pendiente de dónde te colocas y cuál puede ser el siguiente sitio que escojas que no del propio juego. Además de que es muy difícil que pueda mantener una concentración adecuada él te estará controlando en todo momento. No te escondas porque no estás pasando desapercibido sino todo lo contrario.

 El padre CANGURO

Padre que no deja respirar a su hijo, sobreprotector al máximo, no se da cuenta que lo presiona, atosiga. Lo arropa en su “bolsa” y no le deja hacer nada por sí sólo. Donde va el niño va el padre. Le acostumbra a decir frases del estilo “hijo ten cuidado, no te hagas daño”, “mejor hacer otro deporte como el ajedrez que es menos  agresivo”.

El chico puede llegar a sentirse ridículo y coger hasta vergüenza del trato que le dispensa su padre. Se puede ver como el “bicho raro” del grupo. Mientras los otros van solos al vestuario a cambiarse, él va con el padre. “Papá déjame tranquilo yo puedo hacerlo” es lo que piensa el chico.

Dale algo de libertad, deja que empiece a “volar” él solo porque el día que no puedas estar por él ¿qué pasará?.

El padre PORTEADOR

Padre diferente al padre canguro porque este no tiene ni voz ni voto delante de su hijo. Se pasa el día sirviendo a su pequeño marqués. Es el padre que carga con todo el material del hijo, que le va a buscar el agua al bar porque el niño se la ha dejado y no quiere ir a por ella. El que le pone la ropa bien dispuesta en el vestuario y lo espera para secarlo después de la ducha. Lo que te dice es “ya le voy a buscar las raquetas así no se  enfada”, “prefiero cargar con todo el materia así él no se cansa”.

Papá despierta!, que no ves que estás creando un vividor y en un futuro esto te pasará factura. Tú eres su padre no su esclavo. Puedes ayudarle a cargar parte del material pero no todo, que es eso de ir cargado hasta los topes y el marqués andando, alegre sin llevar nada de sus cosas. Piénsalo bien.

Padre “HOOLIGAN”

Padre que grita, vocifera, insulta. Acostumbra a utilizar frases del estilo “si pasa la pelota que no pase el jugador”, “árbitro eso es penalti, pítalo c….”, etc.

Vaya ejemplo que estás dando a tu hijo y a los demás. No hay que utilizar el deporte como un medio de expresión de posibles frustraciones tuyas y ha de prevalecer el “fair play” por encima de todo. Lograrás tener un pequeño “hooligan” en casa con tu comportamiento, pero eso a ti a lo mejor ya te está bien. ¿Te has preguntado si a tu hijo le gusta que te comportes de esta manera?, a lo mejor le da vergüenza, o simplemente no le gusta.

El padre INVISIBLE

Padre Indiferente, pasota, le da lo mismo ocho que doce. Él aparca al niño y a tal hora lo viene a recoger. Este es el tipo de padre que te trae al chico el primer día de entreno y luego ya no lo ves hasta el final de temporada y te preguntas si fulanito tiene padre o no. No se preocupa por cómo lo está haciendo su hijo y no aporta nada de nada.

El chico se sentirá triste, diferente al resto, porque a todos los chavales les gusta que sus papás los vean entrenar y jugar (sin pasarse), les gusta sentirse importantes, protagonistas y valorados. Implícate un poco más, aunque no te guste o sea un sacrificio para ti, tu hijo te lo agradecerá.

El padre CRITICÓN

Padre muy exigente, siempre comenta los errores que ha cometido su hijo, lo que ha hecho mal y cómo debería corregirlo. Nunca está satisfecho, siempre quiere más. Trata al chico como un pequeño campeón, piensa que su hijo es mejor de lo que realmente es. Lo lleva a médicos especializados, a nutricionistas, le compra todo lo mejor. No se pierde ningún entreno ni ningún partido. Se hace especialista en el deporte, leyendo libros, preguntando a todo técnico que se preste, viendo  partidos en televisión y en directo. A veces dan prioridad a poder asistir a un partido de su hijo que ir a su trabajo. Eufóricos  cuando se gana y de mal humor cuando se pierde. Frases tipo: “sí, has ganado, pero podías haber ganado más fácil”, “tenías que haber jugado de esta manera”, “puedes esforzarte más”.

El chico sentirá una presión grande cada vez que vaya a jugar y/o cuando esté jugando. Jugará para que su padre esté contento con él, no jugará para él sino para su padre, para agradarle. Está constantemente siendo evaluado. Se corre el peligro de que un día el niño se revele, se enfade con el padre y que abandone. “Papá,  give me a break”.

El padre “LAPA”

Padre pesado, temido por los entrenadores porque siempre está preguntando cosas que se le han explicado un millar de veces y se enrolla y enrolla. Tiene una habilidad innata que es la de que cuando busca al entrenador para consultar algo acostumbra a escoger horas o días en que el entrenador ha acabado su trabajo o está de fin de semana comiendo con la familia. Típico en él, “perdona que te moleste a estas horas”, “al terminar tienes un ratito para mí”.

Padre “lapa”, es bueno que antes de preguntar mires qué hora es y si es festivo o no, seguro que podrás  aguantar un poco.  Piensa en ello, pero  si es cuestión de vida o muerte otro gallo cantaría.  ¿Cómo puede sentirse tu hijo si sabe que eres el papá más pesado del club?.

 El padre “MAL DE SAMBITO”

Padre nervioso, se estresa, no para quieto.  A diferencia del padre camaleón este acostumbra a estar sentado en la grada todo el tiempo y de allí no sé mueve. Cuando está siguiendo el partido no deja de moverse, a veces mueve la pierna de manera compulsiva cómo si de un tic se tratase, o no para de arreglarse el pelo colocándose bien el flequillo, o resopla sin cesar, parece como si se le hubiese colado una hormiga dentro de la ropa.

Es importante que controles tus emociones, que aprendas a relajarte y a estar más calmado. Es más por tu bien que no por el de tu hijo porque cuando estás en plena acción tu hijo no te ve.  Pero si es verdad que tus nervios se los puedes contagiar a tu chaval. Tus movimientos acostumbran a producirse cuando el juego está en marcha y tienden a desaparecer cuando el juego está parado.

Padre NORMAL

Padre que ayuda, apoya, acompaña, anima y guía a su hijo. No asiste a todos los entrenamientos ni competiciones. Entiende que la práctica deportiva  es algo más en la formación integral de su hijo. Se interesa por su evolución deportiva  pero sabe donde están los límites. Frases como “lo importante es que te esfuerces y disfrutes”, “¿Cómo has jugado hoy?”.

Sólo animarte a que sigas igual, que no te relajes, porque lleva su trabajo. Os garantizo que  este tipo de padres existe. “De haberlos hay los” como dice mi vecino.

En función de nuestro comportamiento tendremos

Hijos dependientes, poca confianza, autoestima baja y con problemas de comportamiento. Hijos inmaduros, con problemas para controlar sus impulsos y aceptar las normas. O hijos responsables, independientes, con confianza y autoestima, sin problemas de comportamiento y mayor bienestar emocional.

Vale la pena que seamos conscientes de nuestro comportamiento y si no es del todo correcto, cambiarlo. El beneficiado siempre será nuestro hijo.

 

 

El efecto collage

SC20141020-171157-1

Una de las técnicas más eficaces, bajo mi punto de vista,  para visualizar los objetivos que uno quiere alcanzar en el futuro  es creando un collage. Muchos de vosotros os preguntaréis que ¿qué es esto de crear un  collage?. Pues bien, un collage es, simplemente, hacer un mural.

Os acordáis, de pequeños  en el colegio,  que para desarrollar un tema con más profundidad  el profesor o la “señu” nos decía que teníamos que buscar fotografías del tema en cuestión y teníamos que pegarlas sobre una cartulina y debajo escribir, por ejemplo, el nombre del animal que habíamos visto en el zoo,  si?. Os acordáis que normalmente estos murales iban acompañados de dibujos, de fotografías de todos los tamaños, de muchos  colores, de letras mayúsculas y minúsculas, de flechas con diferentes direcciones,  si?. Y os acordáis lo bien que nos  lo pasábamos, verdad?.

Pues yo les digo a mis clientes que hagan lo mismo que cuando eran pequeños  que piensen en las áreas más importantes que conforman sus vidas y que dibujen, busquen fotografías o escriban lo que quieren conseguir en cada una de ellas sobre una cartulina.

Así por ejemplo,  si uno desea viajar, que busque una fotografía de adonde quiere ir y que la ponga en la cartulina. Si quiere cambiarse el coche, que ponga otra del coche que desea, si quiere ser más feliz que lo plasme en el collage. No hemos de centrarnos sólo en cosas materiales sino también en aspectos personales.

Cuando estamos creando nuestro collage  estamos trabajando nuestra parte creativa y nuestra parte lógica, estamos trabajando ambos lados del cerebro,  estamos programándonos para lo que queremos conseguir en un futuro, tenemos una guía o un plan de ruta que nos hará más fácil estar enfocados en lo que queremos  y no trabajamos objetivos a través del típico listado que una vez completado se queda dentro de un cajón y nunca más se supo.

Aquí os dejo mi propio collage para que tengáis una idea de las áreas que conforman mi vida y lo que quiero conseguir en ellas (está en inglés pero veréis que es un inglés muy entendible). Es bueno que lo colguéis en algún lugar donde tengáis fácil visibilidad. Yo por ejemplo, lo colgué en mi despacho, sé de otros que lo tienen colgado en su habitación y antes de dormirse le echan un vistazo. ¿Dónde lo colgarías tú?.

Si queréis escribirme para consultarme cualquier cosa o, simplemente, para yo poder ver vuestros collages, hacerlo con total libertad.

Atrévete a ser niño otra vez, no te arrepentirás.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑